Three Kingdoms: Fate of the Dragon

Fate of the DragonThree Kingdoms: Fate of the Dragon es un juego de estrategia en tiempo real que recuerda mucho al Age Of Empires II pero el juego se desarrolla en China a finales de la dinastía Han, en la era de los Tres Reinos, desde el año 169 d.C. hasta la reunificación de toda China en el año 280 d.C., y está basado en la novela histórica china “Romance de los Tres Reinos, que detalló un período histórico clave en China.
El período de los Tres Reinos en China comenzó alrededor de 220 820 d. C., cuando la dinastía Han se convirtió en ruinas, dando lugar a un corto pero tumultuoso período de reinos en guerra. Después de mucha lucha, las docenas de señores de la guerra que competían por el poder se asentaron en tres reinos: Shu, Wei y Wu, dirigido por los señores de la guerra Liu Bei, Cao Cao y Sun Quan, respectivamente.

En el juego Fate of the Dragon el jugador toma el papel de uno de estos tres señores de la guerra y su misión consistirá en construir su propio reino recolectando recursos, desarrollando tecnología y crear un poderoso ejército para conquistar a los otros reinos y finalmente unificar China.

Fate of the Dragon aporta una característica curiosa que lo diferencia de otros juegos de estrategia, y es la diferenciación o separación en el mapa de lo que está dentro de tus murallas y lo que es el terreno exterior. El juego tiene como dos capas del mapa: el nivel de la ciudad y el nivel de territorio. En la esquina inferior izquierda de la pantalla está el minimapa para tu ciudad, y en la esquina inferior derecha de la pantalla está el minimapa para el nivel de territorio. Aunque al principio pueda parecer un poco lioso, enseguida te acostumbras y resulta sencillo moverte entre un minimapa y otro. Dentro de la vista de la ciudad funciona del mismo modo que cualquier otro juego de estrategia en tiempo real, están los edificios y los recursos. Después de formar a tu ejército, lo que tienes que hacer es enviarlo a través del mapa del territorio donde se encontrarán con asentamientos neutrales que podrás “capturar” y ganar dinero con ellas, y las ciudades enemigas, que son las que tendrás que destruir. Las batallas pueden tener lugar en el mapa del territorio, pero tendrás que entrar en el nivel de la ciudad de tu enemigo y tratar de asaltar sus murallas y arrasar sus edificios.

La característica más interesante del juego es realmente su gestión de la ciudad. Al igual que en la mayoría de juegos de estrategia en tiempo real, lo que tienes que recoger son diversos recursos para construir edificios y comprar unidades y mejoras. Sin embargo, algunas materias primas también deben convertirse en productos terminados. La medera y el hierro se obtiene mediante el envío de trabajadores a fin de reunirlos, pero el maíz y la carne se cosecha en las fincas. Una vez que construyas una granja, podrás enviar obreros dentro y asignarles a cada uno una tarea; como agricultores o criadores de cerdos. Los agricultores plantan entonces automáticamente los campos, mientras que los criadores de cerdos crear granjas de cerdos. Los talleres se utilizan luego para convertir éstos en vino y comida. El oro es el recurso final que se recauda a través de impuestos, no por los trabajadores.

Lo quizá más flojo de este juego sean sus escasas unidades militares que puedes crear, sólo hay tres tipos de tropas: piqueros, espadachines y arqueros, aunque se pueden actualizar desarrollando tecnología para hacerlos más fuertes. Y también están los caballos, que se pueden crean en los establos, en los que puedes montar a tu ejército y hacerlos más veloces, y añade vida extra al jinete, ya que primero se muere el caballo. Para compensar los pocos tipos de tropas que se pueden crear, están las máquinas de asedio, que incluyen catapultas, ballestas, una escalera portátil para escalar las paredes del muro enemigo, una cometa que puede sobrevolar a tus tropas sobre los muros, y un carro de suministro que mantiene a tu ejército sano cuando están fuera de las murallas de tu ciudad.
La logística es lo que realmente lo hace diferente. Esencialmente, necesitas suministros constantes para mantener a tu ejército. Si bien en tu propia ciudad, tus tropas curan automáticamente sus puntos de vida y fuerza mediante el consumo de alimentos y vino. Pero cuando estás en el mapa territorio o en una ciudad enemiga, tus tropas no se curan ni recuperan la fuerza hasta que puedan descansar en un carro de suministros desplegado, que cuando se despliega se convierte en un campamento. Los carros de provisiones pueden llevar sólo una pequeña cantidad de comida y vino, así que para los asedios prolongados, debes tener a los trabajadores transportando comida y vino entre tu ciudad natal y los campos en primera línea de batalla.

Al igual que SimCity, Fate of the Dragon tiene desastres naturales, que incluyen plagas, sequías, langostas, terremotos, y el bandidaje. Estos desastres tienen consecuencias tanto directas como indirectas, como la destrucción de edificios, el agotamiento de los recursos o la disminución de la moral de la ciudad. Puedes dar un alivio a tu pueblo en forma de oro y maíz, o puedes hacer sacrificios en el templo, que luego atenúan los efectos de los desastres. Los sacrificios son otra de las características más distintivas en Fate of the Dragon: Puedes construir templos y hacer sacrificios a los dioses, así puedes ganar bonificaciones especiales por períodos breves. Otros tipos de sacrificios pueden duplicar la producción, sanar los puntos de golpe de todas sus tropas en el juego, aumentar la producción de alimentos, y mucho más..

Cada minuto más o menos en el juego, ganas automáticamente oro del pueblo. El número de obreros y soldados que tienes en realidad no tiene ninguna relación con la población de la ciudad, que sigue creciendo a un ritmo regular durante todo el juego. El tipo de gravamen se puede ajustar para obtener más oro de su gente, pero al hacerlo tiene consecuencias. Si se aumenta demasiado, la moral de los ciudadanos se reducirá, lo que puede dar lugar a un éxodo de tu ciudad o incluso un motín.

En Fate of the Dragon se puede jugar a 3 campañas de un jugador, que corresponden a cada uno de los señores de la guerra. El juego no tiene sistema de mapas aleatorios pero sí que tiene un modo escaramuza con mapas ya predifinidos para jugar contra el ordenador. También incorpora modo multijugador para jugar contra otros jugadores a través de TCP/IP.

– El juego Fate of the Dragon lo he probado en Windows 7 64 bits, por lo que lo más seguro que funcione también en Windows Vista, Windows XP y anteriores.
– Solo instalar y jugar.

Nombre: Three Kingdoms: Fate of the Dragon (El Destino del Dragón: Los Tres Reinos)
Desarrolladora: Overmax Studios
Distribuidora: Eidos Interactive / Proein (en España)
Año: 2001 | Idioma: Inglés
Plataforma: Windows | Tamaño: 143 MB


Imagen de previsualización de YouTube

Fate of the DragonFate of the Dragon

- Si tienes algún problema con la descarga o con el juego, o algún comentario que quieras hacer sobre el juego puedes escribirlo a continuación.
- También recordar que si te gusta esta web y quieres enterarte de los nuevos juegos que se publiquen, la puedes seguir a través de Facebook.

  • Probado en Windows 10 y funciona al 100% Gracias por el jugo es bastante parecido a el Age of empire

*

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través de la feed RSS 2.0 .

Los comentarios son revisados y aprobados manualmente. Todos los que contengan lenguaje obsceno o inapropiado, spam, o contenido sin sentido serán eliminados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.